Saltar al contenido
Inicio | Blog | Alergia primaveral: causas, síntomas y tratamiento

Alergia primaveral: causas, síntomas y tratamiento

PORTADAS WEB(35)
https://creublanca.jellibylab.com/wp-content/uploads/em_Dr_FedericodelaRocaPinzon.jpg
Federico de la Roca Pinzón
Consultas de alergología, estudios de alergia respiratoria, a alimentos, medicamentos...
22 Mar 2023
3 Min
Consejos de salud

Llega la primavera y con ella los molestos síntomas de alergia. Ojos llorosos, goteo nasal, estornudos… El Dr. Federico de la Roca, alergólogo de CreuBlanca, te desvela cómo identificarlos, por qué aparecen y cuáles son las claves para su adecuado tratamiento.

Alergia primaveral: ¿qué es?

La alergia primaveral, también conocida como rinitis alérgica o fiebre del heno, es la respuesta de nuestro sistema inmunitario ante la identificación de un agente externo extraño, en este caso el polen. Con la llegada del buen tiempo, las plantas liberan en el aire minúsculos granos de polen que entran en contacto con las vías respiratorias y con los ojos. En personas alérgicas al polen, el contacto con los granos de polen estimula el sistema inmune, produciendo la liberación de varias sustancias químicas, entre ellas la histamina. Esta última es una de las principales sustancias que provocan los síntomas comunes de alergia.

¿Cuáles son las causas de la alergia primaveral?

Gramíneas y plátano de sombra, entre los pólenes que causan más reacciones alérgicas. En Barcelona, las gramíneas y los plataneros son los principales pólenes responsables de la aparición de los síntomas de alergia respiratoria (rinitis y asma) en primavera. El polen del olivo y del ciprés no son tan frecuentes en esta zona, pero cada día están teniendo mayor relevancia debido a su utilización como árboles ornamentales en parques, jardines y setos.

Síntomas de alergia primaveral

De forma similar a un resfriado, la rinitis alérgica es un trastorno que afecta a la mucosa nasal y se manifiesta en forma de congestión nasal, picor de nariz, garganta y oídos, y secreción nasal. Estos síntomas también pueden venir acompañados de estornudos repetidos, malestar general, así como lagrimeo y enrojecimiento de los ojos.

A diferencia del resfriado, que provoca mucosidad espesa y de un tono amarillento o verdoso, la rinitis alérgica se caracteriza por secreciones líquidas, transparentes y blanquecinas. Además, un episodio de rinitis alérgica puede durar un par de horas y desaparecer, mientras que un catarro suele persistir durante todo el día e incluso durante varios días.

¿Cómo puedo saber si sufro alergia primaveral?

El diagnóstico de la rinitis alérgica se realiza mediante un test cutáneo o prick test. Consiste en aplicar sobre la piel del antebrazo una serie de gotas que contienen una pequeña cantidad del alérgeno sospechoso. De esta forma, se estudia la zona durante unos 15-20 minutos para detectar la aparición de ronchas o rojeces.

El objetivo de esta técnica es identificar aquellos alérgenos en los que ha estado en contacto el paciente y si estos son los responsables de los síntomas que experimenta.

¿Cómo se trata la alergia primaveral?

Si las molestias son persistentes, molestas o afectan a la calidad de vida de la persona, es recomendable acudir al alergólogo, quien realizará una primera valoración y analizará los factores inmunológicos y ambientales que intervienen en el desarrollo de la patología alérgica. En caso de ser necesario, prescribirá antihistamínicos orales o corticoides nasales para aliviar los síntomas.

En la Unidad de Alergología de CreuBlanca abordamos todo tipo de alergias desde un punto de vista integral, analizando los factores inmunológicos y ambientales que intervienen en su desarrollo. Un equipo multidisciplinar de especialistas integrado por médicos internistas, alergólogos, dermatólogos y nutricionistas trabajan conjuntamente para ofrecerte un diagnóstico preciso y un plan terapéutico personalizado, enfocado a aliviar tus síntomas y mejorar el pronóstico de tu alergia.