Saltar al contenido
Inicio | Blog | Consejos para cuidar la piel del frío

Consejos para cuidar la piel del frío

PORTADAS WEB(17)
https://creublanca.jellibylab.com/wp-content/uploads/em_Dra_MDoloresIniguezNavarro.jpg
Mª Dolores Iñiguez Navarro
Consultas de Dermatología
21 Feb 2023
3 Min
Consejos de salud

La piel es el órgano más extenso del cuerpo y, por lo tanto, el más expuesto a múltiples factores que influyen en su deterioro, entre ellos el frío. Por ello, la Dra. Mª Dolores Íñiguez, dermatóloga de CreuBlanca, te recomienda seguir estos consejos para proteger tu piel en invierno, especialmente aquellas zonas más sensibles a las bajas temperaturas como lo son los labios, las mejillas, las manos, el cuello y el escote.

Sigue estos sencillos consejos para cuidar la piel en invierno:

  • Dúchate con agua tibia, nunca con agua muy caliente. Generalmente, en invierno apetece permanecer más tiempo bajo el agua caliente, pero los dermatólogos recomiendan precisamente reducir el tiempo de ducha y realizarla con agua templada. De esta forma, protegerás tu piel de problemas de sequedad y deshidratación.
  • Hidrátate la pie a diario, sobre todo manos y labios. En especial si sufres algún tipo de dermatosis (dermatitis atópica, psoriasis…) o alguna alteración de base en los labios (queilitis atópica o actínica). Consulta con tu dermatólogo qué crema es la más adecuada para tu tipo de piel. Lo mismo ocurre con otras zonas corporales, como la cara y el cuerpo, donde lo ideal es escoger productos suaves y testados dermatológicamente.
  • Evita lavarte las manos excesivamente. Las dermatitis de desgaste es una afección cutánea que afecta frecuentemente al dorso de las manos y, en mayor medida, a personas que por razones profesionales se lavan las manos de forma reiterada. Si este es tu caso, el dermatólogo puede recomendarte una crema con efecto barrera adecuado para tu piel, así como el uso de guantes.
  • Hidrata tu piel desde el interior, bebe agua. En invierno, puede que necesites un extra de agua. Procura beber entre 1,5 y 2 litros de agua diarios. Ten en cuenta que las bajas temperaturas deterioran el equilibrio del manto hidrolipídico y favorecen la sequedad. Por lo que mantenerte hidratado te permitirá devolver la elasticidad a la piel y preservar su humedad.
  • Evita el contacto directo de la piel con fuentes de calor. Permanecer al lado del radiador, la estufa o la chimenea es una de las mejores sensaciones cuando hace frío, pero este hábito puede desencadenar la aparición de venitas o arañas vasculares en las piernas, producido por el efecto vasodilatador del calor.
  • Conserva tu temperatura corporal con ropa térmica o de fibras naturales. El uso de prendas adecuadas puedes prevenir la aparición de lesiones en la piel, como por ejemplo sabañones, que producen inflamación, picor y manchas rojas. Esto ocurre sobre todo en los dedos de las manos, ya que es una zona especialmente sensible a la pérdida de calor corporal. Además, es preferible usar prendas térmicas, de algodón o tejidos de fibras naturales, en lugar de prendas de lana si tienes la piel sensible para evitar picazón y molestias cutáneas.
  • Usa protector solar al realizar actividades al aire libre. Especialmente si realizas actividades en lugares donde haya nieve, ya que esta refleja el 80% de la radiación solar, pudiendo causar quemaduras.

 

Tener una piel sana, es vital. Cuidar la piel a diario y crear una rutina constante es fundamental para mantenerla en buen estado. ¡Y, en invierno, aún más! Desde la Unidad de Dermatología de CreuBlanca, abordamos todo tipo de afecciones cutáneas desde un punto de vista integral, con el fin de ofrecerte un diagnóstico preciso y un tratamiento personalizado, enfocado a aliviar tus síntomas y mantener una piel sana.